Todas las novedades
volver
09Oct2013

Un nuevo tipo de vidrio que reduce el gasto energético

  • Por superadmin
  • 3 Etiquetas
  • 0 Comentarios

Esta semana le acercamos a toda la familia de Calera Saenz Peña, un gran avance científico publicado en la revista Nature durante las últimas semanas: el vidrio inteligente. Este nuevo tipo de material es capaz de regular la cantidad de luz y calor que ingresa en un espacio, sin necesidad de cortinas o persianas.
El Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley de Estados Unidos, con la colaboración del Instituto de Ciencia de Materiales de Barcelona, inventó un vidrio que puede modular la luz solar en respuesta a un determinado voltaje. Este nuevo producto favorecería la reducción del gasto energético que se destina a mantener las temperaturas de viviendas y oficinas.

Lo novedoso del resultado de esta investigación de dos años y medio, es que el vidrio “es capaz de bloquear radiación infrarroja“, según declaraciones de la investigadora principal del proyecto, Anna Llordés. Además, este vidrio permite una mayor versatilidad en su aplicación puesto que podría utilizarse tanto en climas fríos como cálidos, y una vez optimizado el proceso, sería más económico que los vidrios inteligentes que se comercializan actualmente.

El material es capaz de adoptar tres estados: luminoso (por lo que permanece completamente transparente a la luz solar y al calor); fresco (bloqueando el calor, pero dejando pasar la luz visible); y oscuro, impidiendo el paso tanto del calor como de la luz

¿Qué favorece estas funcionalidades?
El vidrio está compuesto de nanocristales (óxido de indio dopado con estaño y matriz vítrea, ambos transparentes). Al aplicar sobre estos materiales un pequeño voltaje, los nanocristales absorven radiación solar infrarroja y la matriz vítrea atrae la radiación solar visible. Modificando el potencial eléctrico, se puede seleccionar qué componente activar.

Sin embargo, aún debe pasar un tiempo para que un vidrio con estas características pueda ser comercializado. “Para tener ventanas inteligentes en nuestras casas hace falta más investigación”, asegura Llordés. «Es necesario realizar una serie de mejoras, como conseguir sintetizar los materiales y depositar capas a gran escala y a bajo costo, sustituir los electrolitos líquidos utilizados en el estudio por otros que sean sólidos y acortar a segundos el tiempo de respuesta desde que se aplica el voltaje hasta que se produce el cambio óptico».