Todas las novedades
volver
13Oct2017

Tipos de cimentación para tu casa

  • Por superadmin
  • 3 Etiquetas
  • 0 Comentarios

 

La base de una construcción es el elemento más importante de cualquier edificación, sin importar si es una casa o un edificio alto. Conseguir un buen cimiento, de eso dependerá la estabilidad y la durabilidad que la construcción tendrá durante muchos años.

 

El tipo de cimiento que debas usar para tu casa dependerá de algunos factores que debemos tener en cuenta como los cambios bruscos de temperatura en la zona y el tipo de suelo. Para una decisión acertada debes tener en tus manos los códigos de construcción de donde estás viviendo. Hay que tener en cuenta los siguientes consejos para no tener problemas con los cimientos.

 

  1. Materiales tradicionales y modernos
    En la mayoría de edificios tradicionales en construcciones de muy bajo presupuesto se utiliza una combinación de barro, arena, arcilla, piedra, paja, madera y plantas como bambú, hojas y enredaderas para el techo y las paredes. Estos materiales de construcción son fuertes, se obtienen en el lugar y cuestan poco, pero traen algunos problemas. Las paredes de barro se erosionan con la lluvia y los techos de paja con facilidad se convierten en nidos de insectos. Por ese motivo se han ido reemplazando por materiales como los bloques de concreto y los techos de lámina metálica.
  2. Elegir el mejor suelo para construir tu casa
    La fuerza y estabilidad de los suelos dependen de sus propiedades físicas, un suelo con una buena estructura es más estable. Las estructuras de suelos arcillosos a menudo son más estables que las de suelo arenoso por ejemplo. Es muy importante que el suelo permanezca estable en los cambios de nivel de humedad y secado cuando se produzca expansión y contracción del mismo, características que habrá que tomar en cuenta para el cálculo de los cimientos y que no se produzcan grietas cuando esté construido.
  3. Construcciones en concreto
    El concreto es un material muy resistente que se obtiene mediante una mezcla cuidadosamente proporcionada de cemento, arena y gravilla u otro agregado, y agua. Esta mezcla se endurece en moldes de madera u metal con la forma y dimensión deseadas. Se encuentran en edificaciones grandes como plazas y edificios públicos.
    También en las viviendas residenciales se pueden encontrar paredes exteriores de concreto, diseñadas por estética o para mejorar la seguridad y resistencia a los vientos fuertes y tormentas. Una construcción de concreto no es recomendada por su peso para lugares donde el suelo tiene poca resistencia, a menos que se realice un cimiento flotante o pilotes como parte del diseño
  4. Construir con concreto reforzado
    El concreto simple es resistente a la compresión, pero débil en tensión, lo que limita su aplicabilidad como material estructural. Para resistir tensiones, se emplea refuerzo de acero, generalmente en forma de barras, colocado en zonas donde se prevea que se desarrollarán tensiones bajo las acciones de las fuerzas de tensión. El acero restringe la aparición de grietas. El uso del refuerzo también se emplea en zonas de compresión para aumentar la resistencia del elemento reforzado, para reducir las deformaciones debidas a cargas de larga duración y para proporcionar confinamiento lateral al concreto, lo que indirectamente aumenta su resistencia a la compresión. La combinación de concreto simple con refuerzo constituye lo que se llama concreto reforzado o armado.