Todas las novedades
volver
16Jun2016

¿Qué es el revoque en seco?

  • Por ladrillos
  • 2 Etiquetas
  • 0 Comentarios

 

Las placas de revoque en seco son una solución rápida y efectiva para las paredes de ladrillos, ya que permiten terminar la construcción o refacción de una habitación de manera más rápida y eficiente que los tradicionales sistemas de revoque. Este sistema se instala de manera segura mediante la utilización de placas de yeso laminado en la parte central, entre dos tapas de cartón, que se adhieren a los muros.

 

Ventajas
– Rápida y práctica instalación.

– Su practicidad de aplicación optimiza los costos y los tiempos de ejecución de obra. Se utiliza mucho en la arquitectura comercial.

– El avance de obra es tres veces más rápido que el del revoque tradicionaly con los mismos resultados.

– Mayor confort acústico y térmico.

– Se adhieren directo a la pared con el uso de adhesivos especiales.

– Cuentan con una mayor dureza superficial y un buen comportamiento ante los golpes.

– No se contraen o dilatan por lo que no sufren fisuras ante los cambios bruscos de temperatura.

– Tienen una excelente estabilidad y eliminan la humedad del ambiente.

– Permite recibir cualquier tipo de terminación superficial a las 24 horas de aplicado.

– Tienen una perfecta calidad de terminación y aceptan cualquier tipo de revestimientos, como cerámicos, azulejos, empapelados o pintura.

 

Desventajas

– Son más caras que el sistema tradicional.

– Muchas veces requieren de mano de obra especializada.

– Hacer algún tipo de arreglo en instalaciones que pasen dentro de la pared resulta un poco más engorroso que en las paredes con revoque tradicional. Esto pasa porque no se puede picar la superficie sino que requiere que se retire la placa entera.

 

Colocación

1. La superficie deberá estar limpia, seca y libre de polvo.

2. Antes de la colocación de las placas se deberá nivelar el muro para que éstas estén “a plomo”; además habrá que colocar fajas del mismo material (cartón yeso) sobre las que irán las placas.

3. Se prepara el adhesivo especial y se lo esparce sobre las placas, a lo largo y ancho de éstas y a una distancia preestablecida.

4. El montaje de las placas consiste en apoyarlas sobre las fajas (para evitar el paso de humedad por capilaridad) que harán las veces de separador. Las “pepas” además de pegar las piezas, les genera un efecto ventosa que las mantiene sujetas al muro. Se pueden hacer cortes sobre las placas de manera muy sencilla con trincheta, o empalmarlas con una cinta y masilla especial para evitar que las uniones queden a la vista.