Todas las novedades
volver
15May2018

Prepará la casa para el frío

  • Por ladrillos
  • 3 Etiquetas
  • 0 Comentarios

 

Es importante mejorar el aislamiento de nuestra casa antes de que llegue el invierno. Conocé este y otros consejos de mantenimiento y decoración para estar preparados para el frío:

 

Limpiá las canaletas

 

Para que el agua y la nieve drenen adecuadamente hay que mantener limpias las canaletas, retirar las hojas y pequeños escombros. Se precisa usar una escalera alta (resistente y estable, preferiblemente de aluminio) y una manguera de presión.

 

Sellá las grietas

 

La mejor manera de controlar los costos de calefacción y refrigeración es reduciendo la cantidad de aire que se filtra dentro y fuera del hogar. Para eso, sellá las grietas. Tenés dos métodos: el sellado (caulking) o los burletes (weatherstripping). El sellado se suele usar en los marcos, y los burletes son más efectivos para sellar las puertas y las ventanas.

 

Invertí la dirección de los ventiladores de techo

 

Accioná el interruptor para cambiar la dirección de las aspas de los ventiladores del techo de tu casa. Es decir, cuando es verano las aspas del ventilador se mueven en dirección opuesta a las agujas del reloj. En época de frío, y dado que el aire caliente tiende a subir, las aspas del ventilador deben moverse en la misma dirección que las agujas del reloj. De este modo, se reenvía hacia abajo el calor que se acumula en el techo.

 

Revisá las ventanas y el aislamiento

 

Para evitar la pérdida de calor cuando las ventanas no están en buen estado, podés instalar  contraventanas. Van sobrepuestas a las que ya tienes, se pueden instalar interior o exteriormente y cuestan mucho menos que ventanas nuevas. En cuanto al aislamiento, es recomendable poner material aislante en el altillo, las paredes, los suelos, el sótano y los entrepisos.

 

Limpiá la chimenea

 

Es importante mantener la chimenea limpia, ya sea a madera o gas, y contratar a un profesional para que la revise periódicamente. Antes de que empiece el frío, comprobá que el respiradero no esté bloqueado por escombros o por algún nido de animales.

 

Guardá las mangueras e instalá grifos

 

Si vivís en una zona muy fría, por ejemplo, en el sur del país, vaciá completamente el agua de las mangueras del patio. Así, evitarás que se congelen residuos de agua y, al aumentar de volumen, dañen la manguera. Luego enrollála y colgála de un gancho en el garaje. Además, si podés, cambiá el grifo al que está conectada la manguera en el exterior por uno a prueba de heladas, para evitar que se congele-y reviente- la cañería.

 

Cambiá las colchas

 

Retirá las colchas de verano y sacá las frazadas o edredones. Antes, es mejor lavar los edredones con un detergente suave. Un tip decorativo: comprá una funda nueva para el edredón y combínala con una funda de almohada. ¡Lucirán frescos y nuevos!

 

Guarda los muebles de exteriores

 

Antes de guardar los muebles de exteriores, lavá los de plástico, aluminio o hierro forjado con agua, jabón y una manguera. A los de mimbre es mejor frotarlos con cepillo o esponja húmeda. Si los almohadones huelen a moho, rociálos con una mezcla de agua con unas gotas de detergente y vinagre blanco. Tras una hora, enjuágalos con la manguera y dejá que se sequen al sol.

 

Poné las plantas dentro de casa

 

Inspeccioná bien cada planta, fíjate que no tengan ninguna plaga. La transición de fuera a adentro debe ser gradual. Un buen método, por ejemplo, es meter las plantas en las noches durante una semana o 10 días.