Todas las novedades
volver
21Jun2011

¿Potenciar los grandes edificios o la personalidad de un barrio?

  • Por superadmin
  • 2 Etiquetas
  • 0 Comentarios

49

A veces el progreso no siempre es beneficioso para todo. Hay situaciones en las que un paso adelante en un ámbito supone un paso atrás en otro. Particularmente, en la construcción, los avances, el crecimiento y la ampliación de los proyectos constructivos, en muchos casos desliga a los barrios de su identidad, convirtiéndolos a veces en meras colmenas de población.
Esta idea es la que muestran, por ejemplo, la gente del pasaje Granville, donde se ha producido una tendencia de reclamos de los vecinos contra el avance de la construcción desde 2003. Desde ese momento, el gobierno porteño ha destinado infinidad de metros cuadrados para nuevas construcciones en toda la ciudad, pero sobre todo, con la particularidad de la concentración, según afirma el diario Clarín, los constructores buscaron siempre lotes en los mismos barrios.
Esto llevó a que una vez ocupados dichos barrios se produjera un efecto cascada -también denominado efecto derrame- que invadiera los barrios colindantes, como ejemplo podemos ver como Villa Crespo creció empujado por Palermo. Asimismo, dentro de los mismos barrios crecieron en número de pisos y altura zonas donde antes sólo se veían casa bajas. Debido a este cambio de altura y horizonte muchos vecinos salieron en protesta de la construcción de dichos edificios poniendo sobre la mesa el tema de debate sobre si se debía potenciar el avance arquitectónico y el crecimiento de las viviendas, o por el contrario perpetuar y potenciar la diferencia y originalidad de los barrios en su esencia. Los vecinos querían, ante todo, proteger la identidad de sus barrios.
Por ello nacieron las primeras asociaciones de vecinos, como la denominada SOS Caballito, que consiguió que la Legislatura pusiera un tope a la construcción en altura en más de 80 manzanas de su barrio. Esto sería imitado en otros barrios donde comenzaron a exponer sus quejas y deseos. Según comenta el diario nacional uno de los últimos casos es el de la zona de la avenida Salvador María del Carril entre Campana y Constituyentes, que gracias a las quejas ciudadanas también han logrado que se apruebe un tope para los edificios.