Todas las novedades
volver
22Oct2014

Ladrillos verdes para la construcción

  • Por ladrillos
  • 4 Etiquetas
  • 0 Comentarios

 
Hoy te presentamos una nueva forma de construir sustentablemente: mediante ladrillos verdes. En distintos países industrializados, se continúa investigando y creando nuevos materiales amigables con el medio ambiente y que cumplan con los estándares necesarios para declararse «sustentables».
Teniendo en cuenta que los ladrillos tradicionales necesitan enormes cantidades de energía para su cocción y que en el proceso emiten cantidades astronómicas de CO2, las investigaciones se encuentran orientadas a reemplazar los ladrillos de arcilla por otro tipo de materiales. Algunos tipos de ladrillo sustentable son:

 

– De arena y otros «materiales»: Ginger Krieg Dosier, profesora de la Escuela de Arquitectura de la Universidad Estadounidense de Sharjah, Emiratos Arabes, descubrió una forma novedosa de fabricar ladrillos. Los materiales básicos son arena, clorhidrato de urea y calcio. El proceso químico que produce la conjunción de estos materiales se conoce como precipitación microbiana de calcio y usa los microbios presentes en la arena común para soldar los granos de arena entre sí, sin necesidad de un ambiente controlado y sin cocción. Puede alcanzarse un ladrillo de una dureza semejante a la del mármol.

 

– De algas y lana: una investigación en conjunto de las Universidades de Glasgow y Sevilla dio como resultado la creación de un nuevo tipo de ladrillo más fuerte que los tradicionales de arcilla, a partir de la combinación de fibras de lana y un extracto de algas marinas. Descubrieron además, que agregando madera y aleginato a la mezcla, podían producir un ladrillo un 37% más fuerte que los tradicionales, con mayor resistencia a la flexión.

 

Si los ladrillos que se utilizan en el planeta se fabricaran de este modo, se reducirián las emisiones de CO2 en unas 800 millones de toneladas anuales. Hoy hace falta destruir 400 árboles para faricar 25.000 ladrillos. Estos materiales están en proceso experimental, pero su creadora asegura que se podrán fabricar de cualquier forma y tamaño. Habrá que superar algunos obstáculos, como la lentitud del proceso (que es natural, y demora aproximadamente una semana). También es necesario refinar el procedimiento, ya que el uso de urea emite amoníaco en la atmósfera. Y éste, a su vez, se convierte en nitrato de amonio, mucho más contaminante que el CO2.