Todas las novedades
volver
15Feb2016

Hoteles de mar, su historia y arquitectura

  • Por ladrillos
  • 3 Etiquetas
  • 0 Comentarios

 

Hoteles de Mar, su historia y arquitectura

Mar del Plata, Pinamar y Piriápolis tienen hoteles de playa de diferentes épocas, cuyas historias y cualidades edilicias están ligadas a la identidad de cada uno de estos balnearios. Hacemos aquí un recorrido por algunos de los más emblemáticos.

 

Hotel Alfar, Mar del Plata, 1950

Este hotel se encuentra a pasos de la playa, en la ruta que une Mar del Plata con Miramar. Su estructura está formada por una placa de seis pisos altos sobre un basamento abierto y revoque de piedra marplatense, y pertenece al movimiento Moderno Internacional, que surgió en 1920 en Europa. Su arquitectura rectilínea lo convirtió en un ícono del sur de la ciudad. En el salón mirador del sexto piso, con vista 360°, se ofrecían shows musicales. Tiene 96 habitaciones. Entre sus principales atracciones están los sillones, los pisos de mármol y granito, los ascensores y el mural que pintó Juan Carlos Castagnino.

 

Gran Hotel Provincial, Mar del Plata, 1946

Ubicado entre el Boulevard Marítimo y la costa atlántica, es uno de los clásicos de la ciudad y fue diseñado por Alejandro Bustillo. El edificio de 77.500 m2 se distingue por su estilo neoclásico y tiene inspiración francesa. Allí se alojaron visitantes ilustres como el presidente estadounidense Dwight Eisenhower y el actor Paul Newman durante una edición del Festival de Cine de Mar del Plata. Años después fue cerrado y su remodelación estuvo a cargo del estudio marplatense Marini-Perez-Maravigilia. Reabrió sus puertas en noviembre de 2008.

 

Hotel Boulevard Atlántico, Mar del Sur, 1890

En Mar del Sur, partido de General Alvarado, se encuentra este viejo hotel que comenzó a construirse entre médanos y pastizales. Pero la crisis económica de 1890 generó la quiebra del grupo inversor y las obras quedaron paralizadas. Sin embargo, en 1891, un grupo de inmigrantes judíos se instaló en esta precaria construcción. Un gran tornado destruyó las instalaciones. Varios de sus visitantes murieron y fueron enterrados a 200 metros del hotel, que reabrió sus puertas recién en 1904. Sus camas eran de hierro y los patios estaban rodeados de galerías con baranda enrejada y adornados con palmeras. En 1993 un incendio que afectó parte de su cocina marcó el cierre definitivo del hotel. Su actual dueño todavía vive en el lugar y se resiste a su desaparición.

 

El Viejo Hotel Ostende, en Pinamar, 1913

El Hotel Termas, de 80 habitaciones, se convirtió en el Viejo Hotel Ostende. Con un entorno paradisíaco y la tranquilidad para leer y escribir, el hotel siempre estuvo ligado a la literatura. En el primer piso aún se conserva la habitación en la que se alojó el francés Antoine de Saint Exupery, autor de El Principito. Los escritores Adolfo Bioy Casares y Silvina Ocampo se hospedaron en la década de 1940, y se inspiraron en su entorno para escribir su novela policial «Los que aman, odian».

 

Argentino Hotel Casino Resort, en Piriápolis, Uruguay, 1930

Ubicado frente a la playa, este resort fue construido con un estilo «Belle Epoque». El majestuoso edificio fue diseñado con grandes espacios, escaleras caracol y espectaculares vitreaux. En su momento fue el hotel más grande de la región. Con casino y discoteca, 300 habitaciones y el mobiliario original, tiene una atractiva vista a la playa y las sierras del Pan de Azúcar.