Todas las novedades
volver
10Sep2015

La historia del monumento al Taxi Porteño en Puerto Madero

  • Por ladrillos
  • 1 Etiquetas
  • 0 Comentarios

 

Inaugurada el 16 de noviembre de 2012, la obra está emplazada en Avenida de los Italianos y Macacha Güemes, en el barrio de Puerto Madero. Su autor es el artista plástico Fernando Pugliese, quien además es músico, abogado e historiador. El Monumento al Taxista le fue encargado a Pugliese por el Sindicato de Peones de Taxis, quienes posteriormente lo donaron a la Ciudad. Tanto el trabajo como su colocación fueron aprobados por los legisladores porteños.

 

La obra

 

Presenta a un hombre de pie quien en su mano  derecha sostiene la tradicional billetera rectangular y de cuero, un clásico del oficio. Realizado en tamaño natural, el monumento fue creado como homenaje a los miles de choferes que día y noche forman parte del paisaje porteño como integrantes de otro servicio de transporte en una Ciudad grande en extensión y millonaria en población.

 

La construcción del Monumento Al Taxista fue realizada utilizando un material sintético que se suele utilizar en la industria naval: polímeros especiales que soportan los riesgos de la intemperie y que luego pueden recibir un patinado especial que los hace parecer de bronce. Luego de debatir cómo sería la obra, se optó por la réplica de un Siam Di Tella. Indudablemente para esa decisión fue clave el recuerdo de la historia de Rolando Rivas, taxista, novela popularizada en esos años (su protagonista, interpretado por el actor Claudio García Satur, comenzó usando un auto de esa marca).

Por supuesto que el monumento al taxista no es el único que se luce en el barrio de Puerto Madero. También en la zona hay obras de vieja data o de reciente edificación. Entre los últimos se inscribe el monumento al Tango, simbolizado con un gran bandoneón hecho con acero inoxidable. Está en Azucena Villaflor y Avenida de los Italianos. Pesa dos toneladas, mide tres metros y medio y lo ubicaron sobre un pedestal que lo eleva a casi dos metros del suelo. Sus autores lo bautizaron “Virulazo”, en homenaje a un histórico bailarín del tango.