Todas las novedades
volver
21Jun2011

Los Falcon, seña de identidad de la UNLP

  • Por superadmin
  • 3 Etiquetas
  • 0 Comentarios

50

La individualidad también se puede demostrar en una institución, por ese motivo la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) destaca su diferencia a través de la utilización de los denominados edificios Falcon. Se trata de edificios cuya peculiaridad principal es la de ser edificios completamente modernos, sencillos, austeros y muy luminosos. Se convierten así en una seña de identidad de la entidad desde que se instituyeran en 2004 estas nuevas construcciones gracias al Programa General de Desarrollo Edilicio.
Según comenta Guillermo Nizan, secretario de Planeamiento, Obras y Servicios, de la UNLP, con esa estrategia se pretende evitar una excesiva pluralidad de lenguajes arquitectónicos, que conseguía identificar más a los arquitectos individuales que a la propia institución, por ello se decidieron a reunirse en un equipo de trabajo y determinar una serie de “reglas” y parámetros con el fin de realizar una arquitectura institucional con un lenguaje común que pueda seguir desarrollándose. No significa que todos los proyectos deban ser iguales, pero sí defender una misma línea argumental decidida para representar esta universidad.
Además, gracias a esto las nuevas edificaciones contarán con un diseño claramente reconocible e identificable a las que se les ha denominado como edificios “Falcon” como homenaje a lo que ha significado este automóvil “en la historia de los campesinos, taxistas, de la gente común. Un coche de un lenguaje vigente, de fácil mantenimiento, muy durable, de adaptabilidad a las distintas circunstancias y situaciones: en el campo y en la ciudad, en el interior y en la metrópolis” detalla Nizan.
Las características que todos tendrán en común serán la de austeridad, con un bajo costo de producción y mantenimiento y donde primará la importancia de la flexibilidad interna y la adaptabilidad de espacios para adecuarse a las necesidades que la institución puede tener a lo largo del tiempo – por ejemplo que una sala pueda convertirse en aula-. Estos edificios consiguen así pensar no sólo en las necesidades actuales, sino también en las de futuro.