Todas las novedades
volver
01Dic2010

Cerámicos vs Porcelantos

  • Por superadmin
  • 4 Etiquetas
  • 0 Comentarios

18

Cuando hablamos de decoración, los gustos, personalidad y la visión subjetiva de cada persona se impone más allá de otros beneficios. De todas maneras, no podemos olvidar que cada elección, y por tanto, cada elemento, tiene virtudes y defectos a tener en cuenta antes de escogerlo. Asimismo en cuanto a su colocación y usabilidad también hay que conocer cada material para saber cómo aplicarlo y sacarle el mayor beneficio posible.
Cuando comparamos cerámicos con porcelantos debemos destacar que el proceso de cocción de ambos, realizados a muy altas temperaturas, asegura que sean resistentes y fáciles de mantener; más allá de que su terminación sea rugosa o esmaltada.
Ambos se utilizan en las mismas zonas de la casa: baños y cocinas. Los que tienen terminaciones esmaltadas poseen gran facilidad de limpieza y mantenimiento ya que no absorben grasa ni humedad.
Las cerámicas y porcelanatos destinados al suelo son más sólidas, pesadas y duraderas. De esta manera, logran resistir mejor el peso de pisadas y muebles, y los posibles golpes que puedan producirse en el piso. Lo mejor de estos materiales es que cuando se lo colocan en el piso, no deben ser tratados. Por lo que una vez colocados, sólo tenemos que disfrutarlos bajo los pies.
En cuanto a las diferencias, los cerámicos son una mezcla de arcilla y agua que tras ser sometidas a cocción de alta temperatura adquiere una terminación porosa. Generalmente, se les aplica encima una capa de esmalte para “tapr” los poros y conseguir un acabado plano y liso más cómodo al tacto. Por su parte los porcelanatos son una masa uniforme, no porosa que se puede realizar bajo diferentes terminaciones, bien jugando con texturas o completamente lisa.
Sin duda estos materiales, de los que hay infinidad de variedades, responden a necesidades usuales en cuanto a la construcción y decoración del hogar. Por ello se debe tener muy en cuenta sus características a la hora de decidirse entre uno u otro.