Todas las novedades
volver
25Nov2014

Consejos a la hora de impermeabilizar

  • Por ladrillos
  • 1 Etiquetas
  • 0 Comentarios

 

La impermeabilización siempre suele ser un tema difícil de tratar ya que no es sencillo elegir el producto ideal ya sea por malas experiencias previas o por no contar con información necesaria. Desde Ladrillos Norte te damos algunos consejos para llevar a cabo esta tarea de manera eficaz y sencilla.

Lo primero que debés hacer es detectar las zonas a impermeabilizar. Aunque en general cualquier área que esté en contacto con la intemperie es susceptible de ser impermeabilizada, debemos prestar atención a las siguientes zonas:

• Muros sin aplanados ni pintura.

• Cualquier techo, azotea o cubierta.

• Muros colindantes que no tengan canaletas.

• Uniones entre dos losas o cubiertas.

Posteriormente, tendrás que identificar el lugar de la filtración de agua, teniendo presente que este líquido busca caminos naturales y en las losas de cemento siempre quedan pequeños espacios vacíos por los cuales puede filtrarse.

En tercer lugar, tendrás que elegir el producto, para lo cual es fundamental conocer los tipos de impermeabilizantes que existen, ya que hay una gran variedad en el mercado. Los más conocidos son los siguientes:

Impermeabilizantes integrales: se usan para cubrir lugares que estarán en permanente contacto con agua o  humedad, como cisternas, o cimentaciones y se colocan directamente en la mezcla del concreto; en el menor de los casos, se colocan en la mezcla que se aplica como aplanado de muros. Estos impermeabilizantes se unen a la estructura que se quiere protegerse.

Impermeabilizantes prefabricados: están elaborados con materiales asfálticos, pero tienen la gran ventaja de ser carpetas —como su nombre lo señala— prefabricadas, que se colocan más rápidamente y son más resistentes al clima y a los movimientos naturales de las estructuras. Este tipo de impermeabilizantes ofrece más años de garantía y su reparación es simple y duradera. Pueden colocarse frío, con algunos productos adhesivos o con calor.

Impermeabilizantes asfálticos: son los más empleados, al menos en el hogar, y son los más económicos. Pueden utilizarse en cualquier momento de la vida útil de una construcción aunque no necesariamente solucionan todos los problemas de humedad. Existen varios tipos según el clima, la cubierta sobre la que se va a aplicar, la forma en que se quiera aplicar e incluso el color o la apariencia física que se busque. Es común encontrarlos en base agua o en base solvente; los primeros se recomiendan para obras nuevas y los segundos para las cubiertas que ya fueron impermeabilizadas antes. Estos últimos tienen la característica de un secado rápido.

Para elegir nuestro impermeabilizante deberemos tener en cuenta la superficie en la que se va a aplicar, el tiempo de colocación y secado, el grado de exposición al agua y los años de garantía que ofrece el proveedor. Es decir, si la superficie que vamos a impermeabilizar es una losa o un techo inclinado, ya sea de concreto o de lámina, no es necesario invertir en los impermeabilizantes prefabricados. Basta con un impermeabilizante asfáltico especial para la zona que hay que cubrir; por el contrario, si la superficie es plana y con tendencia a alojar  humedades, es mejor un impermeabilizante prefabricado.

Categorias Cómo lo hago?