Todas las novedades
volver
17Ago2016

¿Cómo colocar azulejos?

  • Por ladrillos
  • 4 Etiquetas
  • 0 Comentarios

 

¿Querés colocar o cambiar los azulejos en tu baño o cocina? Seguí atentamente estos 6

pasos, teniendo en cuenta que los mejores resultados se obtienen preparando

previamente la zona para que el azulejo quede totalmente compacto y sin huecos entre

la pared y la baldosa.

 

1- Tomá las medidas de las paredes

Elegí los azulejos que vas a colocar. Calculá el ancho por el alto de las paredes y restá a

esa cantidad el espacio de puertas y ventanas; luego agregá un metro cuadrado como

margen de seguridad.

 

2. Componé las paredes

Generalmente es necesario preparar las paredes, picar azulejos antiguos o revoque

defectuoso. Para que el pegamento se adhiera correctamente, la superficie a azulejar

debe ser áspera pero uniforme y bien nivelada, con ayuda de un nivel de burbuja o una

plomada. Lo ideal es revocar tapando agujeros y grietas con cemento y arena y dejar

que esto fragüe bien. Como las zonas a azulejar están expuestas a humedades, la base de

yeso es menos sólida debido a su capacidad de absorción.

 

3. Planteamiento de los azulejos

Calculá la disposición según la medida total de la pared y el tamaño de los azulejos. En

general se empieza por la más visible y se termina con aquella en la que disimulen

mejor o queden ocultos los azulejos en caso de que haga falta cortarlos. Para corregir la

altura y el nivel utilizá cuñas de madera. Estas se fijan con yeso durante el alicatado

para que queden al mismo nivel de los azulejos. Tratá de que coincidan las cajas con las

esquinas de los azulejos, para hacer menos cortes.

El nivel de agua se utiliza tanto para marcar la altura de la cenefa a lo largo de las

paredes como para conservar la misma altura de interruptores que el resto de la casa.

Éste consiste en una goma transparente de varios metros de largo con un tapón en cada

extremo; llenálo de agua cuidando que no quede ni una burbuja de aire y dejá un trozo

vacío en las puntas. A continuación, marcá un punto de referencia fuera de la cocina,

donde haya suelo acabado, a un metro de altura desde el suelo. Colocá un extremo de la

goma en la referencia y pasá el otro extremo por varios puntos a lo largo de las paredes,

haciendo la marca donde nos indique el nivel de agua cuando el nivel del primer

extremo se estabilice. Trazá una línea por esos puntos y, a partir de ahí, pasá la medida

donde sea necesario para buscar la altura real a la que queremos la cenefa, los

interruptores o los enchufes.

 

4. Cemento plástico

En un balde de goma con poca agua agregá el pegamento plástico espolvoreándolo

hasta cubrir la superficie y dejálo reposar un rato. Después amasá bien con la cuchara

hasta obtener una pasta densa. Repartí una pequeña cantidad sobre el reverso del azulejo

en varios puntos, para facilitar su nivelación.

 

5. Colocación de los azulejos

Colocá el azulejo sobre la pared golpeándolo suavemente con el mango de madera de la

cuchara hasta nivelarlo, con la ayuda de un nivel de burbuja, de ser posible largo, para

asegurar su correcta posición. Para evitar que los azulejos se inclinen hacia un lado,

podés usar palillos de dientes partiéndolos por la mitad y metiendo la punta por el

extremo del azulejo que tienda a caer, a modo de cuña. A medida que pegás los azulejos

comprobálos uno por uno. Apartá los que tengan desperfectos y usálos en lugares

menos visibles o donde se necesiten azulejos cortados.

 

6. Cortado de los azulejos

El manejo de las máquinas cortadoras consiste en señalar el azulejo dándole varias

pasadas con la ruleta de vidia por la cara esmaltada, colocarlo sobre la plataforma de

separación y mediante una palanca, dividirlo. Si hay que hacer varios cortes en un

mismo azulejo, se señalan, se corta uno de ellos con la cortadora radial y se desprende el

trozo con un ligero golpe o con la ayuda de unas tenazas. Para hacer los agujeros donde

tienen que quedar las tomas de agua, utilizá una punta de acero bien afilada, golpeando

ligera y repetidamente por la cara esmaltada sobre el lugar que hemos medido.

Previamente, vaciá un poco con la radial el reverso del azulejo en ese punto.