Todas las novedades
volver
15Jun2012

La historia del Monumento a los españoles

  • Por superadmin
  • 3 Etiquetas
  • 0 Comentarios

El «Monumento a la Carta Magna y a las Cuatro Regiones Argentinas», más conocido entre los porteños como el Monumento de los Españoles tuvo una complicada planificación hasta llegar al momento de su inauguración.
Su nacimiento fue planificado en el marco de los festejos de 1910 cuando nuestro país celebraba el primer Centenario de la Revolución de Mayo. Los residentes españoles decidieron donarlo solventando los costos, durante una reunión en el Club Español en julio de 1908, sin embargo su inauguración oficial se realizaría recién 17 años después de los festejos.
El autor de la obra fue el catalán Agustín Querol quien apenas alcanzó a realizar los bocetos pues falleció al año siguiente, y su sucesor, Cipriano Felgueras también murió en 1911. De este modo, los planos de la obra fueron completados por otros artistas.
En 1910 durante la celebración del Centenario se colocó la piedra fundamental en un acto que contó con la participación del presidente de la nación José Figueroa Alcorta y la Infanta Isabel de Borbón, tía de Alfonso XIII, rey de España. En esa época el 12,5 % de los habitantes del país eran españoles, 800.000 sobre un total de 6.500.000.
En 1916 el trasatlántico Príncipe de Asturias que cargaba ornamentos de mármol y bronce para la estatuaria del Monumento, se hunde a 90 millas de Río de Janeiro al chocar contra una formación rocosa. El accidente causa la muerte de más 450 personas entre pasajeros y tripulación y la pérdida total del cargamento. Al año siguiente se pide a Madrid copia de todo lo perdido y éstas se envían dos años más tarde lo que sumado a las demoras burocráticas en la aduana local ocasionan el deterioro de varias de las piezas.
En 1926 estaba casi todo listo para inaugurarlo en celebración del 12 de octubre, pero finalmente no se llega a colocar a tiempo las luminarias, veredas, etc por lo que queda demorado al año siguiente. Finalmente, el 25 de mayo de 1927, el conde de Amalfi entrega, como representante del rey Alfonso XIII, el monumento al presidente de los argentinos Marcelo T. Alvear.