Todas las novedades
volver
19Dic2014

10 consejos para aislar tu casa del calor del verano

  • Por ladrillos
  • 3 Etiquetas
  • 0 Comentarios

 

Las temperaturas extremas del verano ponen nuestras viviendas a prueba. Por eso, te presentamos estos consejos que te serán sumamente útiles para disfrutar de tu hogar en esta época del año.

 

1. Ventilá por las mañanas y por las noches

Ya que el momento en el que bajan las temperaturas. También te recomendamos hacerlo durante el día si tu casa dispone de ventilación cruzada, es decir, aquella ventilación natural de la casa que genera corrientes naturales al abrir ventanas opuestas al mismo tiempo.

2. Implementá ventanas con doble acristalamiento

Las ventanas son la parte de tu casa donde se registran más pérdidas energéticas, así que el doble acristalamiento será un gran aliado. Además, los toldos exteriores te ayudarán a mantener la vivienda aislada.

3. Aislá el suelo

Los suelos son fuente de pérdida energética en los edificios y ésta puede alcanzar valores del 15%, fundamentalmente en aquellos en contacto con el terreno. Existen materiales que te ayudarán a mejorar el aislamiento de los suelos, como los suelos secos, que incorporan aislamiento térmico en sus placas reduciendo las pérdidas energéticas.

4. Utilizá burletes en las puertas

Las puertas también ejercen de aislantes entre diferentes departamentos de la vivienda y hacia el exterior. Mejorarás notablemente su rendimiento si ajustás su cierre a través de burletes. Es importante que la puerta principal tenga propiedades aislantes, especialmente si da directamente al exterior.

5. Minimizá el uso de luces y electrodomésticos

No es recomendable encender luces para evitar la penumbra, ya que no sólo estarás emitiendo más calor sino que además tendrás que pagar más en la factura eléctrica. Dejá que la luz se cuele lo suficiente por las rendijas de las persianas. Los electrodomésticos también emiten calor.  Será mejor si los utilizás en las horas de menos temperatura atmosférica y cuando no tengas que quedarte en la cocina.

6. Optimizá el uso de agua caliente

En verano es habitual que se reduzca el consumo de agua caliente, especialmente en la ducha. Aún así, es inevitable que para algunas tareas del hogar como lavar los platos debas utilizarla. Esto puede hacer que, si las tuberías de la casa son antiguas o están mal aisladas, aumente la temperatura interior debido al recalentamiento que se produce con el paso del agua caliente por las conducciones.

7. Mantené el aire alrededor de los 24 grados

El uso adecuado del aire acondicionado puede significar un ahorro de hasta el 30% en tu factura eléctrica. Mantené una temperatura constante en torno a los 24º ya que por cada grado de frío, el gasto energético se dispara entre un 6 y un 8%.

8. Rodeate de plantas

El agua, al evaporarse, hace bajar la temperatura del ambiente. Aprovechá este recurso que te da la naturaleza y, si tenés terraza o jardín, regarlo te ayudará a reducir la temperatura un par de grados. Utilizar especies adaptadas a la climatología del lugar permitirá no consumir agua de riego en exceso.

9. Decorá para el verano

Detalles como los muebles, colores de las paredes o los sofás pueden influir mucho en la sensación térmica de una vivienda. Los muebles de madera ayudan a regular la humedad de las habitaciones. Si tenés alfombras, es recomendable retirarlas en verano, y cambiar las fibras sintéticas por las vegetales, que absorben mejor la humedad y el calor.

10. Mejorá el aislamiento en paredes y techos

Tener un buen aislamiento en paredes y techo puede llegar a reducir más de un 30% los gastos en refrigeración. Para asegurarte de que el calor no entrará por estas partes, aplicá materiales aislantes de la forma más adecuada a cada situación. En el mercado hay multitud de soluciones, desde las más sencillas como pinturas que reflejan la luz y desvían el calor, hasta las más sofisticadas, como fachadas ventiladas.